DIFERENCIA BENIGNA

Desde peques nos han inculcado lo que es bueno y lo que es malo, lo que debemos y lo que no debemos hacer o decir, sin embargo, la verdad de lo bueno y malo está en nosotros mismos, y lo mejor es que lo sabemos y detectamos, si ponemos atención e intención.

Somos seres frágiles y susceptibles cuando desconocemos nuestras capacidades y hacer confianza a ellas, no es fácil. De manera repetitiva nos dejamos inducir y guiar por « falsos profetas » o por seres que por alguna razón, se encuentran en las tinieblas pues no se han encontrado a ellos mismos, a su esencia verdadera y única.

Parece un párrafo sacado de la biblia, y mi objetivo es el esclarecer la consciencia, no dar clases de religión ni mucho menos.

Hace algunos días leí que el mal no existe, y quise creerlo, pero las creencias es otro tema muy arraigado y difícil de discernir. Hoy por hoy, sé que existen seres mal intencionados y que desean perjudicar a otros para evitar su avance en la luz; lo peor es que somos « presa fácil » pues nos detectan por nuestra bella luz, aunque nosotros lo ignoremos

El día en que sus corazones estén completamente abiertos para dar armonía, tranquilidad y sabiduría, es porque ya han alcanzado el nivel de autonomía que da el trabajo personal, en ese momento se darán cuenta que ningún ser podrá dañarles, sin perder la humildad y la sabiduría para salir adelante.

« En el océano existen olas muy elevadas y peligrosas, no se dejen arrastrar por esa corriente, incluso, si no saben nadar ».

Sibylle MaeM K

Publicités